23
Oct

Se reconoce un proyecto de la Residencia de Quart de Poblet entre los mejores de España

El Centro, gestionado por GESMED, recibe el Premio en la categoría «Servicios y Programas» de la III Edición de los Premios Fundación Pilares por su Proyecto «En mi vida decido yo»

València, 18 de octubre

El Centro de Día y Residencia Mixta de Quart de Poblet, gestionado por Gesmed, ha recibido el Premio en la categoría «Servicios y Programas» de la III Edición de los Premios Fundación Pilares para la autonomía personal 2018 por su proyecto «En mi vida decido yo».

Estos premios reconocen las mejores experiencias que se están desarrollando en España para mejorar la vida de las personas en situación de discapacidad o dependencia. La Residencia de Quart de Poblet es una de las seis entidades premiadas por el jurado por su labor de buen cuidado y apoyo al mantenimiento de la dignidad y la preservación de derechos de quienes precisan atención continuada.

En concreto, con el proyecto “En mi vida decido yo”, el Jurado ha destacado la pertinente aplicación de las técnicas y metodología del modelo, con las que se empodera y suministra apoyos a las personas con discapacidad para que, realmente, puedan ser dueñas de sus vidas y realicen elecciones orientadas por su propio proyecto vital.

En el Centro de Quart de Poblet se lleva a cabo una atención integral muy personalizada, seña de identidad de Gesmed, donde tras trabajar con cada persona, siempre desde el respeto, la dignidad y la igualdad, cuáles son sus necesidades, anhelos y expectativas, se ponen todos los recursos a su alcance para que puedan hacerse realidad. Es por ello que se ofrecen todo tipo de actividades de convivencia, de ocio, de vida social, así como servicios de rehabilitación física, psicológica, logopédica y de terapia ocupacional.

Por su parte la Fundación Pilares para la autonomía personal es una organización privada sin ánimo de lucro cuyo fin principal es la defensa de la igualdad de todas las personas y de la dignidad de la vida humana mediante la promoción de la autonomía personal, la participación social, el ejercicio de derechos, la calidad de la atención cuando ésta se requiere y el incremento de la calidad de vida de personas y grupos que se encuentren en riesgo o en situaciones de discriminación, carencia, fragilidad, discapacidad, dependencia, marginalidad, o conflictos personales.